Falla

Rotura a lo largo de la cual se puede observar un desplazamiento. Las fallas raramente son unidades planas sencillas; normalmente se presentan formando un sistema de planos paralelos o subparalelos, a lo largo de los cuales se ha producido en mayor o menor escala un movimiento. Tales sistemas se denominan zonas de fractura o de falla.

Rotura a lo largo de la cual se puede observar un desplazamiento. Las fallas raramente son unidades planas sencillas; normalmente se presentan formando un sistema de planos paralelos o subparalelos, a lo largo de los cuales se ha producido en mayor o menor escala un movimiento. Tales sistemas se denominan zonas de fractura o de falla.

Se utilizan varios términos para describir la posición del plano de falla y la naturaleza del movimiento. Un plano de ralla puede ser vertical o puede tener un buzamiento. El ángulo que forma el plano de falla con la vertical; es, por tanto, el complementario del ángulo de buzamiento (ángulo vertical del plano de falla).

Se aplica el término rumbo o dirección de un plano de falla con el mismo sentido que para un plano de estratificación. Sin embargo, se acostumbra a describir una falla teniendo en cuenta la relación existente entre el rumbo de la falla y el de la estratificación: a) Rumbo de la falla paralelo o subparalelo al rumbo de la estratificación = falla direccional. b) Rumbo de la falla formando aproximadamente un ángulo recto con la dirección de los estratos (i.e., casi paralelo al buzamiento) = falla transversal. c) Rumbo de la falla formando un ángulo bien definido con la dirección de los estratos = falla oblicua.

Si la dirección del movimiento en el pIano de falla es paralela al buzamiento de la falla (i.e., hacia arriba o hacia abajo); se dice entonces que la falla tiene un desplazamiento de inclinación (dip-slip). Si la dirección del movimiento en el plano de falla es paralelo al rumbo de la falla (i.e., lateralmente), se dice que la falla tiene un desplazamiento de rumbo (strike-slip). Si la dirección del movimiento a lo largo del plano de falla es en cualquier otra dirección, se dice que la falla tiene un desplazamiento oblicuo (oblique-slip). Un desplazamiento oblicuo se puede descomponer según las componentes de desplazamiento de inclinación y de rumbo.

Los bloques a cada lado de una falla, presentan un movimiento relativo entre sí. Se denominan bloque levantado y hundido, siendo el salto de falla la medida de la componente vertical del desplazamiento de los bloques levantados y hundidos. Es de notar que, en general, es muy difícil determinar que bloque de una falla se ha desplazado o si en realidad lo han hecho ambos. También se suele considerar la componente horizontal del desplazamiento. En una falla que buza, la superficie a lo largo del plano de falla que tiene materiales rocosos encima se denomina labio elevado. Similarmente, el labio hundido es la superficie a lo largo de falla que tiene roca debajo.

Los principales tipos de falla son los siguientes:

Falla normal. Falla cuya componente principal es la de desplazamiento de inclinación, en la que el labio elevado está en el bloque hundido. Algunas veces las fallas normales se refieren tanto a fallas de tensión como de gravedad, pero no es aconsejable utilizar estos términos, puesto que implican un origen no siempre justificable.

Falla inversa. Falla cuya componente principal es la de desplazamiento de inclinación, en In que el labio elevado está en el bloque levantado. Si el buzamiento de la falla es pequeño, se utiliza el término falla cabalgante o de cabalgamiento (ver abajo). AIgunas veces las fallas inversas se denominan fallas de compresión, pero la utilización de este término tampoco es aconsejable (ver «falla normal», arriba).

Falla horizontal. Falla en la que el movimiento dominante es el de un rumbo (i.e., horizontal). Los términos diestra y siniestra se aplican a este tipo de fallas para describir la dirección aparente del movimiento. Colocado un observador sobre el afloramiento de una roca particular, de cara al plano de falla, si el desplazamiento es diestral, un punto de referencia cualquiera quedará desplazado hacia la derecha, y si el movimiento es siniestro, desplazado hacia la izquierda.

El movimiento rotacional entre los dos bloques queda registrado por un cambio paulatino del salto de falla a lo largo de su dirección. Se admiten dos tipos principales:

Falla de inflexión. Donde el desplazamiento aumenta desde cero a un valor máximo a lo largo del rumbo (este tipo frecuentemente pasa a ser algún tipo de flexión).

Falla rotacional (Falla en tijera), donde uno de los bloques parece haber girado alrededor de un punto sobre el plano de falla, de forma que, en parte del trazado, la falla es normal, con un salto de falla decreciente, y en el resto es una falla inversa, con un salto de falla creciente, siendo la posición de no desplazamiento el punto sobre el que parece haber tenido lugar la rotación.

Fallas cabalgantes. Quizá deberían llamarse de deslizamiento –que es un término más general, tanto para el corrimiento como para los desplazamientos. Esta clasificación de dislocaciones casi horizontales está basada en el concepto de haberse derivado de pliegues inclinados o tumbados, la superficie de deslizamiento que reemplaza uno de los flancos del pliegue. Si se elimina el flanco normal del pliegue, se llama «retrodeslizamiento», y si por el contrario afecta al flanco invertido se le denomina un «cabalgamiento», que es el caso más forriente. Cuando las superficies de cabalgamiento se desarrollan constituyendo grupos paralelos pueden crearse una serie de fallas inversas de gran ángulo ubicadas entre dos planos de cabalgamiento, dando origen a lo que se conoce como estructura imbricada. Al cabalgamiento que no procede de un pliegue acostado se le llama «cabalgamiento plano», mientras que la existencia, bastante rara, de un plano de cabalgamiento que alcanza la superficie, de forma tal que las rocas se deslizan avanzando sobre él, se denomina manto de deslizamiento.

De acuerdo con el sistema de esfuerzos responsables del desarrollo de fallas, éstas pueden ser: paralelas, escalonadas, radiales, concéntricas o en dos direcciones, paro dar un modelo de enrejado.

Un área hundida entre dos fallas paralelas se denomina fosa tectónica o «graben». Un área levantada entre dos fallas paralelas se llama horst o pilar tectónico. A una serie de fallas paralelas con un hundimiento repetido en la misma dirección se la denomina fallas escalonadas.

Las fallas que están íntimamente asociadas con el desarrollo de pliegues se denominan fallas de charnelo o longitudinales, fallas transversales, fallas marginales y fallas oblicuas.

Los términos antitético y sintético se aplican, algunas veces, a planos de fallas que buzan en dirección opuesta o en la misma dirección que la estratificación. Sin embargo, estos términos se suelen sustituir por una simple expresión relacionada con la dirección y el valor del buzamiento del plano de falla.

 

Potrebbero interessarti anche...